Reduce el consumo energético durante esta cuarentena

Durante esta cuarentena nuestros hogares se han convertido no solo en nuestro lugar de descanso, sino también en lugares de trabajo y de ocio. En consecuencia, el consumo energético aumentará más de lo habitual, ¿pero podemos hacer algo al respecto?

Por supuesto; así que a continuación te damos algunos consejos para que puedas reducir el consumo energético durante este confinamiento.

Cómo reducir el consumo energético en las habitaciones y el salón

La calefacción, especialmente si es eléctrica, es uno de los elementos que mayores gastos ocasiona. Para reducir el consumo eléctrico, mantén el ambiente a 20ºC, ya que a partir de esta temperatura, el gasto aumenta considerablemente. Otra medida a tener en cuenta, es apagar la calefacción una horas antes de que nos vayamos a dormir.

La luz; aprovecha todo lo posible la luz natural. Ahora que hay tiempo, revisa las bombillas de tu hogar. Actualmente todas deberían ser LED, ya que son las que mayor ahorro eléctrico proporcionan. Si aún no sabes la cantidad de ahorro energético que puedes conseguir, te recomendamos echar un vistazo a este artículo: Iluminación LED, una apuesta segura para aumentar el ahorro energético.

Electrónica; apaga los dispositivos siempre que no los utilices, no los dejes en Stand-by. Esto también incluye a los cargadores. Para que la tarea sea más sencilla, utiliza regletas que te permitan apagarlos a la vez.

Cómo reducir el consumo energético en la cocina

El horno, uno de los electrodomésticos que mayor energía consumen. Si consideras utilizarlo igualmente, aprovecha y realiza varios platos a la vez y recuerda también apagarlo 5 minutos antes, ya que conserva la temperatura. Y si solo quieres calentar comida, es preferible utilizar el microondas. De esta manera conseguiremos un mayor ahorro energético.

En el momento de cocinar, tapa los recipientes para conservar el calor y si tienes vitrocerámica, recuerda apagarla 5 minutos antes, ya que la temperatura se mantendrá.

El frigorífico; es conveniente revisar su temperatura, ya que si esta es inferior a los 5ºC el consumo energético será excesivo y tampoco ayuda a conservar los alimentos. En cuanto a la temperatura del congelador no deberá exceder los -18°C.

La lavadora y el lavavajillas; antes de ponerlos en marcha, asegúrate de llenarlos por completo.

Realiza estos pequeños cambios en tu hogar y mantenlos, comprobarás como logras reducir el consumo energético en tu factura.

Iluminación LED, una apuesta segura para aumentar el ahorro energético

Una de las soluciones más sencillas para conseguir un mayor ahorro energético es la implementación de la iluminación LED. ¿Pero en qué se diferencia de la clásica iluminación halógena? Y realmente, ¿es cierto que podemos conseguir un mayor ahorro en la factura de la luz con la iluminación LED?

Más de un 80% de ahorro energético

En efecto, esta es la cantidad de ahorro energético que se llega a alcanzar con la iluminación LED en comparación con la iluminación halógena. Es por ello, que a pesar de que en principio el precio de las bombillas LED es un poco más elevado, podemos comprobar que a largo plazo, el ahorro conseguido compensa totalmente.

Asimismo, su mantenimiento también nos permite un mayor ahorro económico, ya que la media de duración de las bombillas LED es de 9 años, muy superior a la de las bombillas tradicionales cuya duración de media es de solo un año y medio.

En términos de eficiencia, las bombillas LED también son claramente ganadoras si las comparamos con las bombillas halógenas o con las de bajo consumo. Entre sus virtudes destacan, por una parte, su ahorro energético ya que no tardan en encenderse, a diferencia de otros tipos de bombillas, y además solo gastan un 20% de su energía generando calor, una cifra muy pequeña si se compara con las halógenas que pierden un 80% de su energía.

Por estas razones, las bombillas LED son una opción de iluminación ecológica, por un lado porque gracias a su mayor duración, evitamos el consumo innecesario de productos de iluminación y por tanto sus posteriores deshechos. Y por otro lado, gracias a su mayor eficiencia y ahorro energético, podemos disminuir considerablemente el impacto ambiental de la iluminación, así como gastar desmesuradamente recursos naturales para generar electricidad de manera innecesaria.